DOS TAZAS

13/05/2020

Para sacar adelante su pretensión de prorrogar el estado de alarma un mes, Pedro Sánchez necesita renovar sus coartadas y refrescar sus apoyos. Ya no va a poder recurrir a la mentira de que los ERTE y sus prestaciones decaerán si el Congreso no aprueba la prórroga. Por otra parte, el argumento del mando único se ha devaluado hasta el extremo por la propia ineficacia del Gobierno al ejercerlo y por las crecientes presiones nacionalistas para ir dejándolo sin contenido. Ahora que el confinamiento se ha atenuado, es más claro aún que las restricciones que haya que imponer –cuarentenas incluidas– y la coordinación con las Comunidades Autónomas pueden –y deben– gestionarse con la legislación sanitaria que prevé las situaciones de emergencia y con las leyes ordinarias que establecen mecanismos de coordinación reforzada entre administraciones. El propio argumento de la “cogobernanza”, tan ampulosamente reiterado por el Gobierno, si realmente es coherente, difícilmente se compadece con la insistencia en el “mando único” en esta fase de desescalada. La secuencia de imposturas del Gobierno –desde el ranking trucado de la OCDE al inexistente informe de la Universidad Johns Hopkins, desde su aparente sometimiento al control quincenal del estado de alarma hasta el montaje de una fantasmagórica comisión de expertos que decide sobre la progresión de las Comunidades Autónomas de manera objetiva y por estrictos criterios técnicos– requiere una fe en sus propósitos que el Ejecutivo no merece. Atentos pues al nuevo artificio retórico que Sánchez exhibirá en el Parlamento.

En cuanto a los apoyos que el Gobierno necesita, es evidente que Ciudadanos constituye la pieza que Sánchez quiere cobrarse. De hecho, Sánchez quiere convertir Ciudadanos en el correturnos de la mayoría Frankenstein, y aunque algunos puedan estar satisfechos por haber recobrado tanto foco mediático, no es seguro que todos acepten ese papel, tan útil para Sánchez, tan intrincado para Ciudadanos. No es fácil entender de qué manera se puede dar por cumplida la condición formulada por Ciudadanos de que Sánchez preparara un plan B, una alternativa al estado de emergencia, cuando ese plan B es un estado de alarma prorrogado por un mes. La prórroga del estado de alarma hasta el 30 de junio solo tiene una motivación real en el Gobierno, a saber, llegar al verano con la calle controlada y hacer del calor y de la pausa parlamentaria la parada de posta desde la que afrontar el otoño del descontento que se divisa.

Más #AnotacionesFAES

#YoMeQuedoEnCasa #QuédateEnCasa #COVID19 #PedroSánchez #EstadoDeAlarma #Gobierno #PSOE #Podemos #Ciudadanos #PlanB #prórroga