Análisis FAES Venezuela: las rejas ya no sirven, el miedo ha cambiado de bando

02/09/2016

El #1S nos van a reprimir y debemos aguantar. NO llamamos a la violencia, llamamos a la resistencia #TomaDeCaracas". Ese es el mensaje premonitorio que Yon Goicoechea lanzaba al pueblo venezolano desde Twitter, apenas unos días antes de que el Gobierno de Maduro consumara su secuestro.

Y no le faltó razón. Los días previos a la gran concentración convocada por la Mesa de la Unidad en Caracas la actividad gubernamental se ha centrado en la persecución contra líderes opositores, entre ellos muchos del partido de Yon, Voluntad Popular. Lester Toledo, Warner Jiménez, Daniel Ceballos, Delson Guárate o David Smolansky han resistido esa represión. Pero Goicoechea no tuvo esa suerte.
Asedio contra la prensa, deportación de corresponsales extranjeros o la agresión contra la sede de El Nacional; y también la expulsión de los congresistas ecuatorianos. Se queda corto este espacio para relatar las estratagemas de un régimen infame que pretende su supervivencia a cualquier precio. Y la democracia, sin duda, les resulta barata.

Pero, ¿cómo ha llegado Venezuela hasta aquí? Múltiples causas para el resumen de las consecuencias en este 1 de septiembre de 2016: escasez, inflación de tres dígitos sin precedentes, crisis. Crisis económica que deriva en crisis humanitaria y se trufa de crisis democrática.

1 de septiembre y decenas de miles de ciudadanos venezolanos han marchado por la capital del país de manera pacífica; resisten, pero ya no aguantan más los envites de un régimen sin escrúpulos que hace tiempo que perdió el respeto por la vida. La oposición a este régimen caduco pelea desde su mayoría en la Asamblea Nacional por lograr algo básico: el respeto a la ley vigente, con el anhelo de cambiar esa ley desde la propia ley y por mandato del pueblo.

Y con este legalismo por bandera, la oposición unida convocó a los venezolanos para reclamar la celebración del Referéndum para revocar el mandato presidencial de Maduro en este 2016. Porque si esta consulta no se convoca antes del 10 de enero, no habría elecciones anticipadas sino que gobernaría el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, hasta el final del mandato: más de lo mismo. Ahí está la clave para el chavismo: son plenamente conscientes de que perderían unas elecciones en este momento.

Este 1 de septiembre, a pesar de que el Gobierno llamó a su militancia a bloquear los accesos a Caracas, y a la contramarcha convocada en pro de la Revolución, venezolanos de todo rincón y condición se han unido en este clamor popular que en el día a día lo que reclaman son cosas tan básicas como alimentos o medicinas.

No está Venezuela para que se hable de separación de poderes, pero al menos de manera teórica es al Consejo Nacional Electoral a quien corresponde fijar la fecha de esta consulta, y cumplir los plazos legales. Cumplir la ley, ‘su’ ley. Y mientras esto no suceda, los venezolanos seguirán resistiendo en la calle de manera pacífica. El próximo 7 de septiembre han sido de nuevo convocados, esta vez en las oficinas regionales del CNE.

Seguro que Yon no podrá acudir, porque en este 2016 el chavismo se ha tomado la revancha, y mantiene encarcelado en aislamiento y de manera irregular a este joven que diez años atrás lideraba las protestas estudiantiles contra ‘el Comandante’. Mejor dicho: a favor de la democracia durante el referéndum constitucional de 2007.

Goicoechea lleva en su fuero interno la vena del liderazgo. Su verbo convence y su determinación arrastra. Diez años separan un referéndum de otro, y aunque el régimen se ha hecho más represivo y cruel con el paso del tiempo, el pueblo venezolano ha despertado y ya no lo para ni el miedo ni la represión. Esta vez, el miedo ha cambiado de bando, y aún ignoran que las rejas no servirán de nada”.