CURSO FAES-UCM Pasquino: “La antipolítica no será derrotada si no tenemos un pensamiento político mejor”

01/07/2016

El profesor emérito de Ciencia Política de la Universidad de Bolonia Gianfranco Pasquino ha afirmado hoy que “la antipolítica no será derrotada si no tenemos un pensamiento político mejor y más plural, si no hay confrontación de ideas”. “La antipolítica es consecuencia de una política mala, con malos actores, estructuras que deberían ser reformadas y comportamientos escandalosos. Cambiar todo eso requiere ideas que, desgraciadamente, hoy no están”, ha lamentado durante la clausura del curso de FAES-UCM ‘Presente y futuro del debate ideológico’.

Pasquino, en una conferencia titulada ‘La política de la antipolítica’, ha asegurado que “la desaparición de las culturas políticas clásicas ha abierto un grandísimo espacio a la antipolítica”. “Hoy hay pocas ideas y falsas. Si las ideas políticas no son fuertes, no tienen solidez y no saben comunicarse abren el espacio a la antipolítica”, ha reiterado.

A su juicio, “la antipolítica no será derrotada si no tenemos un pensamiento político mejor y más plural, si no hay confrontación de ideas. Esa es la tragedia contemporánea, y ahí aparecen movimientos, que nacen y desaparecen pronto, precisamente porque no tienen ideas fuertes donde arraigar”. “Todo esto explica el estado de incertidumbre de las sociedades contemporáneas: no sabemos qué somos ni dónde queremos ir”, ha manifestado. Para Pasquino, “la antipolítica es consecuencia de una política mala, con malos actores, estructuras que deberían ser reformadas y comportamientos escandalosos. Cambiar todo eso requiere ideas que, desgraciadamente, hoy no están”.

ANTIPOLÍTICA Y POPULISMO
Pasquino también ha señalado que “hay puntos de encuentro inevitables entre antipolítica y populismo”. En este sentido ha explicado que “no contemplan la complejidad de las sociedades, sino que las analizan como algo compacto, sin conflictos, lo que es un error empírico”. A pesar de ello ha considerado que “la antipolítica produce un debate positivo entre antipolíticos y políticos”.

Asimismo ha rebatido dos ideas habituales en la conversación política contemporánea: la existencia de ‘partidos ligeros’, de los que ha dicho “si son ligeros no son partidos, son plumas”, y la de ‘sociedad líquida’, que ha considerado simplemente “una sociedad que no sabe cómo crear asociaciones”. “Y estas carencias no son producto de fracasos estructurales, sino, otra vez, de la ausencia de ideas”, ha asegurado.