Narciso Michavila: “La prioridad es la lucha contra el desempleo; la reforma fiscal tendrá efectos positivos”

05/09/2014

    _ Los menos cualificados han sido los más castigados por la crisis

    _ La coyuntura económica ha generado un “repliegue a lo doméstico”

La desigualdad facilita el auge de los populismos y, en España, crece con el desempleo. Combatir éste es, por tanto, la mejor manera de asegurar la estabilidad en las instituciones necesaria para continuar en la senda de la recuperación: “La lucha contra el desempleo es la prioridad absoluta. Si tenemos memoria histórica, vemos que hasta 2004 no dejaba de bajar la desigualdad en España y que en 2011 cuando el Partido Popular vuelve al Gobierno se encuentra de nuevo con mucha desigualdad. Ya podemos inventar lo que queramos que mientras no haya gente trabajando y con capacidad adquisitiva, todo lo demás da igual, porque el desempleo es la principal causa de desigualdad”. Lo ha indicado hoy el sociólogo y Presidente de GAD3 Narciso Michavila en la conferencia que, junto al también sociólogo Juan Carlos Rodríguez ha ofrecido esta tarde dentro de la Escuela de Verano 2014 del Partido Popular de Aragón.

Antes, ambos han repasado una serie de datos significativos sobre el efecto de la crisis económica en España y han destacado, por ejemplo, que los más afectados por la coyuntura económica no han sido las clases medias, sino los trabajadores menos cualificados: “Los que no tienen estudios primarios o secundarios incompletos, han perdido el 25 por ciento de los empleos y los más cualificados, sólo el 7 por ciento. Se habla del fin de la clase media y es mentira. Eso ha aumentado la desigualdad de ingresos seguro, porque los más cualificados ganan más”, ha explicado Juan Carlos Rodríguez. Nupcialidad y emancipación de los jóvenes también se han visto afectadas y eso es grave en un país de emancipación tardía: “si nos acostumbramos a salir de casa para formar un nuevo hogar y con todas las seguridades, la formación de innovadores y gente dispuesta a comerse el mundo, no lo vamos a conseguir. Nuestro tipo de familia, cría individuos con alas cortas, quizá porque el entorno era poco seguro, pero eso estaba cambiando y con la crisis hemos vuelto para atrás”, destaca Rodríguez. Ese “retraimiento” se ha evidenciado también en otras cuestiones: “cuando las cosas van bien uno se expande y cuando van mal, se repliega en lo doméstico. Nos llevamos la tartera, 200.000 jóvenes vuelven a casa tras emanciparse, consumimos productos españoles y veraneamos en el pueblo”, ha destacado Narciso Michavila. La solución a la crisis, con todo, no procederá para el sociólogo y presidente de GAD 3 de experimentos, sino de la generación de empleo, especialmente para menores de 45 años: “No importa cuánto tienen los más ricos, sino cómo actúan esos ricos. Ha faltado institución, ha faltado lo que se espera de un Estado de Derecho. Hay que seguir reformando, reforzar las instituciones y nada de revoluciones del socialismo del siglo XXI que tiren por tierra todo lo que se ha construido. Hay que seguir reformando para eliminar ineficiencias, que es lo que pide el ciudadano. El ciudadano no se ha alejado de las instituciones, ha sido al revés: unas minorías han abusado de las instituciones en beneficio propio. Prioridad absoluta; empleo y, sobre todo, crear empleo para la población más castigada por la crisis, que es la que tiene menos de 45 años.

BURNS MARAÑÓN Y FLORENTINO PORTERO ANALIZAN LOS DESAFÍOS QUE AFRONTA EL EUROPEÍSMO
Antes, y en la primera de las conferencias de la tarde, el periodista hispanobritánico Tom Burns Marañón y el historiador Florentino Portero han realizado un análisis de la situación política que atraviesa una Europa cuya actualidad marcan el auge de los populismos, la crisis de Ucrania y la amenaza que plantea el extremismo islámico. Para Portero, el auge de los populismos se explica por la conjunción de la crisis económica mundial y la situación en que se encontraba Europa -”digiriendo aún el gran salto adelante que fue el Tratado de Maastricht”, ha dicho- en el momento en la que ésta se desató. Ese auge, considera el historiador, coloca al continente en un “callejón de difícil salida” del que sólo se escapa con “discursos serios”. Sin ellos, el terreno queda abonado para fenómenos como Podemos, Syriza, UKIP o el auge del Frente Nacional. “Vivimos una crisis del europeísmo y eso ocurre porque muchos ciudadanos dudan de que Europa garantice un futuro mejor”. Con todo, Portero considera también que en Europa la población sigue siendo capaz de asumir “grandes sacrificios” siempre y cuando sepa por qué y para qué.

La eurozona, y así lo ha señalado Burns, no está en recesión gracias a España y eso evidencia que, mientras aquí “sí están haciéndose las cosas bien, en Francia, Italia, no sucede lo mismo”. Por ello, considera el periodista, “es hora ya de contrastar la descripción frívola que se hace de España con otra diferente que demuestre que España es un país serio y que puede ser una Alemania con sol”. Sobre la crisis ucraniana, Portero ha destacado que se trata de “una consecuencia de la frivolidad” de una Europa que ha actuado en terrenos que Rusia considera dentro de su área de influencia y sobre la amenaza islámica ha sido contundente: “nos preguntamos desde hace años si es un problema policial o de política exterior. Si nos preguntamos si se puede considerar terrorismo, la respuesta es sí; pero si nos preguntamos si es sólo terrorismo, la respuesta es no”.