Observatorio "Una educación para el crecimiento y la competitividad"

05/11/2009

Observatorio "Una educación para el crecimiento y la competitividad"

Schwartz: "La intervención pública es una enfermedad; quien paga al gaitero le dice lo que tiene que tocar"

De la Fuente: "Se prima la igualdad de oportunidades sobre la calidad: todos juntos por pelotas hasta los 16 años"



Vázquez: "La universidad española necesita menos autogobierno y más autonomía, poder elegir"

Iranzo: "El concepto de movilidad de Zapatero es peculiar: ahora, de técnicos nucleares a camareros"



La segunda jornada del curso "Confianza contra la crisis" del Campus FAES, celebrada hoy sábado, 4 de julio, ha finalizado con el Observatorio de la Educación: "Una educación para el crecimiento y la competitividad", que ha contado con la moderación de Pedro Schwartz, catedrático de Economía, y la participación de Ángel de la Fuente, investigador del Instituto de Análisis Económico; Juan Iranzo, decano presidente del Colegio de Economistas de Madrid; y Pablo Vázquez, director ejecutivo de FEDEA.

Durante la presentación de los participantes, Pedro Schwartz ha reconocido ser "pesimista ante la situación de la educación en España" y ha calificado de "enfermedad" la intervención pública, porque "quien paga al gaitero le dice lo que tiene que tocar y eso lo tenemos en las autonomías". Ha abogado, además, por un cambio profundo que podría pasar por el cheque escolar, "un mal menor". 

Ángel de la Fuente ha analizado la situación de la enseñanza secundaria, importante porque "es un instrumento fundamental para la cohesión social y para mejorar el nivel de vida a largo plazo: el 40 por ciento de las diferencias de productividad entre los países de la OCDE son a causa del nivel educativo". A su juicio, el dinero no lo es todo. "Gastar más no es necesariamente garantía de éxito; las claves son los incentivos que reciben los agentes del sistema educativo", ha asegurado. Entre otras medidas, ha abogado por otorgar "más autonomía a los centro", fomentar la competitividad entre ellos "para que los padres puedan elegir" y cobrar matrículas universitarias "realistas".

En su análisis, De la Fuente ha descrito la situación de España como "atípica en su entorno" por la falta de consenso y la "dicotomía muy clara entre derecha e izquierda". La falta de estabilidad institucional está motivada por un doble desacuerdo: "El sistema educativo es una correa de transmisión de valores, y ahí están la religión y la educación para la ciudadanía" y, por otro lado, hay que decidir si se prima la igualdad de oportunidad o la calidad, porque aquí "los chicos tiene que estar por pelotas juntos hasta los 16 años".

Para el investigador, la solución está en un refuerzo de los niveles básicos -"lo que no se consigue en la educación infantil y primaria es difícil de conseguir después"- a cambio de una secundaria más flexible.

Pablo Vázquez ha trasladado la necesidad de cambio al ámbito universitario, porque "la universidad española necesita menos autogobierno, responder sólo frente a los grupos que la mantiene, y más autonomía, poder elegir alumnos y profesores". "La política del café para todos no es especialmente buena para las universidades, se necesita que compitan entre ellas por los estudiantes, los profesores y los fondos de investigación", ha apuntado.

Si lo que se quiere en el futuro es "innovar" y no imitar, Vázquez ha sugerido que se necesitan universidades, másters y doctorados de mucha calidad, lo que pasa por reformar el "gobierno de la universidad", actualmente regulado de forma "muy exigente". Ha citado, entre los cambios necesarios, el abandono de la idea del profesor funcionario; la facilidad para convalidad títulos extranjeros ?""si alguien viene de la universidad de Huelva, nos vale; si viene de Harvard, no"- y una mayor financiación. "Los buenos másters son caros. Hay que seleccionar los mejores y dotarlos de dinero", ha finalizado.

Juan Iranzo ha situado en el contexto empresarial lo apuntado por los anteriores participantes y ha reivindicado el valor de la movilidad funcional, "porque el concepto de movilidad del presidente es peculiar: que los trabajadores de la construcción se reconviertan en investigadores biotecnológicos y que los técnicos nucleares pasen a la hostelería"-. Junto a este concepto, ha insistido en la importancia de la investigación y el desarrollo y de la formación continua.

El decano del Colegio de Economistas de Madrid ha realizado una apelación por "alargar la vida productiva" y por un una triple dimensión de la formación: cívica, "que favorezca la cohesión social"; por la empleabilidad, ya que "faltan técnicos medios y sobramos licenciados", ha dicho; y para el riesgo, es decir, "la formación para ser emprendedor", algo hoy, a su juicio, "que está casi penalizado".