Cortázar: "España camina hacia un país de adictos a la invención de pasados"

05/11/2009




 "El segundo centenario del Dos de Mayo ?"ha explicado el historiador?" es una buena oportunidad para recordar que la democracia y el Estado de Derecho consagrados en nuestra Constitución se han creado gracias al esfuerzo de muchas generaciones", y constituye, según ha definido Cortázar, "un magnífico pretexto para celebrar la libertad tan arduamente conquistada".


Para el historiador, "ese modelo liberal es el prototipo de nación que celebramos, esa nación de ciudadanos y no la otra, aquella que aún se imaginan los nacionalistas sobre la sensación de pérdida, sobre el rechazo del distinto, sobre el exilio o la amenaza del que no piensa igual".


CAMINO TORTUOSO

La celebración del bicentenario de la batalla del 2 de mayo ha sido escogida por Cortázar como "una buena oportunidad para recordar el tortuoso itinerario que los derechos individuales de los españoles iban a recorrer hasta la actualidad de nuestra Constitución". Asimismo ha esclarecido que "no es que haya historias nacionales porque hay naciones; hay naciones porque hay acontecimientos e historias nacionales, como la guerra de la independencia".


Para el historiador, "la nación no es, se construye y se construye en gran parte a través de la transmisión de una memoria pública". La historia se convierte así en una especia de partera de la nación". Cortázar ha añadido que "junto al despertar de la nación y al recuerdo de lo que a nosotros, dentro de España, a menudo se nos olvida, la memoria de una hazaña colectiva que asombró a Europa en el segundo centenario del Dos de Mayo quizá convendría poner de relieve que las pasiones sectarias encontradas no son ni han sido nunca exclusivas de nuestro país".


"No se trata ?"ha puntualizado?" de comparar horrores, pero sí de poner un poco las cosas en su dimensión históricas, y de no aceptar esa mirada desdeñosa hacia nuestro pasado y ese deleite fatalista y no poco masoquista que condena la España nacida del Dos de Mayo a la negrura de la reacción más grotesca".