Aznar: "Hoy es un gran día para los que nunca hemos creído en la claudicación frente al terror"

05/11/2009

Aznar: "Hoy es un gran día para los que nunca hemos creído en la claudicación frente al terror"


"Mi más sincera enhorabuena al presidente Uribe por la exitosa operación de las Fuerzas de Seguridad colombianas"


/03.07.2008/   El presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, José Maria Aznar, ha realizado una declaración en el Campus FAES sobre la situación que vive Colombia tras la operación de rescate de Ingrid Betancourt y otros secuestrados por las FARC realizada por el Gobierno de Uribe. Aznar se ha felicitado porque "hoy es un gran día para los que nunca hemos creído en la claudicación frente al terror", al tiempo que ha felicitado al presidente Uribe por el éxito de la operación. El presidente de FAES ha acompañado a Marta Lucía Ramírez en la conferencia que la ex ministra de Defensa de Colombia ha pronunciado en Navacerrada en el seno de los cursos de verano organizados por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales.



A continuación se reproduce de forma íntegra la declaración de José María Aznar:



Hoy es un gran día.


Hoy es un gran día para Ingrid Betancourt y para todos sus familiares y seres queridos.


Hoy es un gran día para Colombia y para todos los colombianos de bien.


Hoy es un gran día para la causa de la libertad.


Hoy es un gran día para todos los que creemos en el Estado de Derecho y el imperio de la Ley.


Hoy es un gran día para todos los que creemos en la derrota del terrorismo y la victoria de la libertad y la democracia frente al terror.


Hoy es un gran día para todos los que nunca hemos creído en la claudicación frente al terror, en las políticas de apaciguamiento del terrorismo y en las negociaciones políticas con los terroristas.


La liberación de Ingrid Betancourt, junto con la de once militares colombianos, y tres ciudadanos estadounidenses difundida en la noche de ayer es una noticia que me llena de satisfacción y alegría.


La banda terrorista de las FARC mantuvo cautiva a Ingrid Betancourt durante  más de seis años.  La imagen de Ingrid recorrió el mundo, y puso en evidencia el lado más amargo de la desolación y desamparo que sufren las víctimas de los secuestros, del delito atroz perpetrado por estos criminales.


Siempre he sostenido que el coraje y la resistencia moral manifestados por las víctimas del terrorismo son los mejores instrumentos de triunfo de la civilización sobre la barbarie. Anoche, tuvimos la oportunidad de comprobar como una vez más prevalecía la libertad y la dignidad humana por sobre la indecente opresión totalitaria. De cómo prevalecen por encima de aquellos que pretenden dictar, planificar y ordenar nuestras vidas con el único objetivo de pisotear nuestras libertades individuales.


Con esta noticia la democracia colombiana nos brinda una clara muestra del excelente trabajo que está desarrollando, a través del liderazgo de su presidente Álvaro Uribe, en la lucha contra el terrorismo. De cómo enfrentar con éxito un fenómeno tan abominable como la lacra terrorista. De cómo, con determinación, firmeza y aplicando todo el rigor de la ley se puede vencer esta forma de opresión encarnada por las FARC. 

Y aprovecho la compañía de Marta Lucía Ramírez para felicitarla personalmente, porque ella tiene también una cuota importante de responsabilidad en este éxito. Ella fue la ministra de Defensa del gobierno colombiano que, con Álvaro Uribe a la cabeza, puso en marcha con la mayor determinación la política de firmeza y de derrota de los terroristas de las FARC. Este éxito del Estado colombiano también es tributario del trabajo de Marta Lucía Ramírez. 

La liberación de estas víctimas nos ratifica que el enemigo es vulnerable. Que si bien los enemigos de la libertad no descansan en su afán opresor, podemos vencerles. Porque ningún grupo totalitario, ningún enemigo de la libertad, por poderosas que sean sus armas y por poderosos que sean sus recursos, podrá jamás enfrentarse con éxito contra la determinación y la voluntad de los hombres libres.


Si cabe, hoy  más que nunca los demócratas de Occidente debemos enfocar y centrar nuestros esfuerzos para que la República de Colombia, de la mano de la democracia y el Estado de Derecho, consiga dejar atrás la pesadilla terrorista que es permanece como una herida abierta en el corazón, de Colombia de América Latina, de Occidente.


La democracia colombiana nos ha dado una nueva muestra de su decisión y firmeza para enfrentar al terrorismo. Ahora los países de Occidente debemos demostrar que aquel país que lucha con determinación contra el terror no está solo.


Mientras tanto, quiero expresarles que tengo la profunda certeza, la íntima convicción, de que llegará el día en que todos aquellos que todavía permanecen bajo el yugo de este perverso enemigo, aquellos que todavía están sufriendo injustos y brutales secuestros, privación de la libertad y la lejanía de sus familias, volverán a disfrutar de la libertad, y podrán regresar a sus hogares, como Ingrid, a reunirse con sus seres queridos. 

No quiero terminar sin enviarles desde aquí palabras de afecto y cariño a las víctimas, sus familiares y seres queridos. También mi más sincera enhorabuena al Presidente Álvaro Uribe por la exitosa operación de las fuerzas de seguridad colombianas, porque nos ha demostrado una vez más que está en el buen camino.