Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (V). Las mejoras de la competitividad vía precios

Hasta ahora hemos visto como la inadecuada inversión en capital productivo, el retraso tecnológico y los limitados cambios organizativos que han caracterizado a la economía española han marcado el retraso de su productividad y sus pérdidas de competitividad. Además, una estructura productiva basada en sectores intensivos en mano de obra, sumado a la diversidad contractual que existe en nuestro país y a la regulación del mercado laboral, excesivamente protectora para los trabajadores indefinidos, han empujado a las empresas a optar por el empleo temporal, cuyos costes de despido son, para el empresario, mucho más reducidos. No obstante, esta elevada temporalidad (en torno al 30%), muy por encima de la que presentan otros países de nuestro entorno, no sólo agrava el...

Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (V). Las mejoras de la competitividad vía precios

Hasta ahora hemos visto cómo la inadecuada inversión en capital productivo, el retraso tecnológico y los limitados cambios organizativos que han caracterizado a la economía española han marcado el retraso de su productividad y sus pérdidas de competitividad. Además, una estructura productiva basada en sectores intensivos en mano de obra, sumado a la diversidad contractual que existe en nuestro país y a la regulación del mercado laboral, excesivamente protectora para los trabajadores indefinidos, han empujado a las empresas a optar por el empleo temporal, cuyos costes de despido son, para el empresario, mucho más reducidos.

Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (IV). Los costes laborales y las mejoras de la competitividad

Como sosteníamos en la entrega anterior, la inadecuada inversión en capital productivo, el retraso tecnológico y los limitados cambios organizativos que han caracterizado a la economía española, fruto de nuestra especialización productiva, han marcado el retraso de su productividad y de las pérdidas de competitividad. Y si bien la restructuración de los sectores productivos a la que ha obligado la crisis, con pérdidas de peso, tanto en términos de producción como en términos de empleo de los sectores intensivos en mano de obra de baja cualificación, han ayudado a recuperar parte de la competitividad, lo cierto es que el aumento de la productividad, aunque es un factor importante que puede mantener la competitividad en el largo plazo, es sólo uno de los factores capaces de...

Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (II). La productividad aparente del trabajo como fuente de competitividad

Como ya dijimos, el sector exterior de la economía española se ha recuperado durante el periodo de crisis, pero a diferencia de lo que ha ocurrido en crisis precedentes, no ha sido fruto de devaluaciones competitivas llevadas a cabo por el Gobierno. Las ganancias de competitividad que se observan tienen su origen en otros factores, entre ellos el comportamiento positivo de la productividad de la mano de obra.

Prensa La competitividad de la economía española: el antes y el después de la crisis (I). Déficit exterior y cuota de mercado

La grave crisis que ha afectado a la economía mundial, y que en línea con algunos indicadores económicos de previsión, tales como el indicador IFO o el ZEW, ambos referidos a la economía alemana, todavía tiene algunos coletazos que dar, hace difícil que la recuperación de la economía española pueda basarse exclusivamente en la demanda interna. Así, la demanda externa y la competitividad son elementos claves que requieren una atención especial.

Prensa El “Plan Almunia” para reformar el pacto de estabilidad/La peligrosa reforma del pacto de estabilidad y crecimiento

El "plan almunia" para reformar el pacto de estabilidad. Entre Escila y Caribdis El Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea (PEC), acordado por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE-15, en la cumbre de Amsterdam en 1997, ha perdido credibilidad. Durante los últimos años se ha atentado contra él desde tres flancos: el ex Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, lo tachó públicamente de “imperfecto y estúpido”; los actuales gobiernos de los tres grandes países miembros de la zona euro (Alemania, Francia, Italia), al no estar dispuestos a corregir sus abultados déficit públicos; y los ex gobiernos (socialistas) de países pequeños (Grecia, Portugal), cuando han manipulado us cuentas públicas mediante formas ingeniosas de contabilidad creativa.La peligrosa reforma del pacto de estabilidad y crecimiento  La reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que plantea el “Plan Almunia” constituye un profundo error. Autorizar mayores déficit públicos o relajar las medidas de estabilidad presupuestaria previstas en el PEC sólo se traducirá en mayores tipos de interés reales en la zona euro y en un euro menos atractivo como moneda de reserva internacional. El Banco Central Europeo, el Bundesbank y los propios expertos de la Comisión Europea han vertido duras críticas sobre la reforma propuesta. La moneda única europea es el avance de mayor trascendencia real de las últimas décadas para los ciudadanos de la Unión Europea y proponer reformas que tienen el serio peligro de debilitar al euro es irresponsable. La postura del presidente del Gobierno español, apoyar la reforma del PEC a cambio de un presunto trato favorable en las próximas perspectivas financieras comunitarias, supone renunciar al principio de estabilidad presupuestaria y hace explícita su debilidad negociadora de partida.

Videos Extracto de Un proyecto de futuro para Portugal

Extracto de Un proyecto de futuro para Portugal

Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (V). Las mejoras de la competitividad vía precios

04.03.2015. Hasta ahora hemos visto como la inadecuada inversión en capital productivo, el retraso tecnológico y los limitados cambios organizativos que han caracterizado a la economía española han marcado el retraso de su productividad y sus pérdidas de competitividad. Además, una estructura productiva basada en sectores intensivos en mano de obra, sumado a la diversidad contractual que existe en nuestro país y a la regulación del mercado laboral, excesivamente protectora para los trabajadores indefinidos, han empujado a las empresas a optar por el empleo temporal, cuyos costes de despido son, para el empresario, mucho más reducidos. No obstante, esta elevada temporalidad (en torno al 30%), muy por encima de la que presentan otros países de nuestro entorno, no sólo agrava el...

Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (V). Las mejoras de la competitividad vía precios

04.03.2015. Hasta ahora hemos visto cómo la inadecuada inversión en capital productivo, el retraso tecnológico y los limitados cambios organizativos que han caracterizado a la economía española han marcado el retraso de su productividad y sus pérdidas de competitividad. Además, una estructura productiva basada en sectores intensivos en mano de obra, sumado a la diversidad contractual que existe en nuestro país y a la regulación del mercado laboral, excesivamente protectora para los trabajadores indefinidos, han empujado a las empresas a optar por el empleo temporal, cuyos costes de despido son, para el empresario, mucho más reducidos.

Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (IV). Los costes laborales y las mejoras de la competitividad

21.01.2015. Como sosteníamos en la entrega anterior, la inadecuada inversión en capital productivo, el retraso tecnológico y los limitados cambios organizativos que han caracterizado a la economía española, fruto de nuestra especialización productiva, han marcado el retraso de su productividad y de las pérdidas de competitividad. Y si bien la restructuración de los sectores productivos a la que ha obligado la crisis, con pérdidas de peso, tanto en términos de producción como en términos de empleo de los sectores intensivos en mano de obra de baja cualificación, han ayudado a recuperar parte de la competitividad, lo cierto es que el aumento de la productividad, aunque es un factor importante que puede mantener la competitividad en el largo plazo, es sólo uno de los factores capaces de...

Prensa La competitividad de la economía española. El antes y el después de la crisis (II). La productividad aparente del trabajo como fuente de competitividad

17.11.2014. Como ya dijimos, el sector exterior de la economía española se ha recuperado durante el periodo de crisis, pero a diferencia de lo que ha ocurrido en crisis precedentes, no ha sido fruto de devaluaciones competitivas llevadas a cabo por el Gobierno. Las ganancias de competitividad que se observan tienen su origen en otros factores, entre ellos el comportamiento positivo de la productividad de la mano de obra.

Prensa La competitividad de la economía española: el antes y el después de la crisis (I). Déficit exterior y cuota de mercado

11.11.2014. La grave crisis que ha afectado a la economía mundial, y que en línea con algunos indicadores económicos de previsión, tales como el indicador IFO o el ZEW, ambos referidos a la economía alemana, todavía tiene algunos coletazos que dar, hace difícil que la recuperación de la economía española pueda basarse exclusivamente en la demanda interna. Así, la demanda externa y la competitividad son elementos claves que requieren una atención especial.

Publicaciones El “Plan Almunia” para reformar el pacto de estabilidad/La peligrosa reforma del pacto de estabilidad y crecimiento

01.12.2004. El "plan almunia" para reformar el pacto de estabilidad. Entre Escila y Caribdis El Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea (PEC), acordado por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE-15, en la cumbre de Amsterdam en 1997, ha perdido credibilidad. Durante los últimos años se ha atentado contra él desde tres flancos: el ex Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, lo tachó públicamente de “imperfecto y estúpido”; los actuales gobiernos de los tres grandes países miembros de la zona euro (Alemania, Francia, Italia), al no estar dispuestos a corregir sus abultados déficit públicos; y los ex gobiernos (socialistas) de países pequeños (Grecia, Portugal), cuando han manipulado us cuentas públicas mediante formas ingeniosas de contabilidad creati...

Videos Extracto de Un proyecto de futuro para Portugal
Extracto de Un proyecto de futuro para Portugal